A NABIL KANSO, BOCA DE APOCALIPSIS



Nabil Kanso, boca de Apocalipsis, esperanza del detritus,
azules torturados por un fuego de esperma.

Sevilla, Toledo: ciudadanos donde se cruzaron las razas y
anunciaron oros y espada en incienso de sinagoga sígnica, cábala
del Greco, corteza funeral de Góngora, serpientes y beatitudes.

Líbano: cielo de cedro en tormenta.

Nabil Kanso, entre fantasma y músicas de vientres ululantes,
cítaras y reinos.

Renoir no vino al tormento colonial. Orozco crucificado es un
caballo Zapatista, piedra de los sacrificios.

Nabil: El cielo es laberinto de nube o noche sombría para Otto dix.
Allá esta Grosz en el prostíbulo chorreando rojos ante la mirada
impasible.

Toledo entrega sus grises de rayo que no cesa.

Nabil: saludo tu pueblo en vigilia: Líbano cedro del cielo.

 

Carlos Contramaestre